ECONOMÍA INVISIBLE en cinco actos

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La performance Economía invisible en cinco actos es, en sí misma, una torcedura. Es una deformación, un desplazamiento monstruoso y fragmentado de las economías que se imprimen en los cuerpos a través de cinco actos performáticos. Cinco partes en la que cada una de ellas es sólo una muestra, una señal de alarma, un guiño, un ejemplo, una referencia desde la concretud de la vida y de la piel a lo que queda tapado en un sistema de valores hegemónico y abstracto.

Estamos en constante alienación, repitiendo estructuras y ritmos marcados por el consumismo, el productivismo, la supervaloración de las actitudes masculinas (independientemente de lo que se tenga entre las piernas), repetidas por todo ello hasta impregnar nuestra piel, nuestros músculos y hasta manifestarse en nuestras neveras vacías, en los mataderos, en una lesión en la espalda, un herpes en el labio, en todos aquellos mensajes de tus abuelas que no sabes cuándo podrás contestar y a las que tampoco sabes cuando volverás a ver; en las llamadas de una mejor amiga que simplemente necesita oír esa voz que gastas con discursos que nos hacen creer que tienen más valor por su reconocimiento social.

Economía invisible en cinco actos rompe con la ficción cuestionablemente “perfecta” de la economía de la productividad, una economía-ficción que permite la subsistencia del capitalismo a través de la distribución desigual de los trabajos de cuidados, haciéndolos invisibles, silenciándolos porque saben que son tan poderosos y necesarios que podrían destruir la propia categoría de trabajo y todas las mentiras en las que han estado apoyándose desde tiempos ancestrales para mantener la esclavitud de tantos y tantos cuerpos. Abre brechas hacia estas capas invisibles para darles voz y poder, imagen, luz, risa, forma, sentido, emoción, es decir, materia. Corta con la linealidad temporal diseminándola en horizontal, cinco actos que ocupan un espacio real en un tiempo irreal. La vida se nos (im)ponen por encima de todo lo demás y el sexo, como [i]realidad somatopolítica, funciona como matriz corpórea de visión caleidoscópica y deseante.

No tratamos de abolir aquello que tendemos a valorar. Sólo desesitamos hacer vivible y valorable lo que queda detrás de ello, erotizándolo, riéndolo y disfrutándolo juntas. En esta performance en cinco actos y muchas torceduras, sacamos de las sombras esa economía que se infravalora, que ni tan siquiera se ve cómo tal. Y es ahí donde nosotras hallamos la vida, es decir: nuestras bases.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s